Nos encanta escribir código, pero intentamos evitar tener que hacerlo. Nuestra vocación es la de crear productos que solucionen problemas y el cómo crearlos siempre ha de estar alineado con el problema que queremos solucionar y los recursos disponibles. Escribir código ha de ser el medio, pero nunca un fin en sí mismo.

Como personas técnicas es fácil caer en la tentación de personalizar cada solución, escribir mucho código y crear verdaderos "trajes a medida". Sin embargo, la tecnología es sólo una de las piezas que constituyen un producto, no la única. Diseño es otro igual de importante y hablamos sobre ello en un artículo anterior. Y hoy presentamos a la tercera y última pieza: el negocio.

¿Sabes cuál es el core de tu negocio?

Entender cuál es el core de nuestro negocio nos permitirá identificar las herramientas que utilizaremos para construir el producto y priorizar nuestros esfuerzos. En ocasiones será un SaaS que resuelve a la perfección una de las partes del producto, en otras serán plataformas o frameworks existentes que nos permitirán agilizar su creación y, efectivamente, habrá veces donde tendremos que escribir código.

Es casi tan importante entender cuál es el core de tu negocio, como entender todo aquello que no lo es. ¿Procesar pagos es core de mi negocio? ¿La infraestructura es core de mi negocio? ¿El envío de mails es core de mi negocio? La respuesta a estas preguntas te ayudará a ordenar y priorizar los esfuerzos en cada área de tu producto.

Ojo, que no sea core del negocio no significa que no sea importante. Simplemente quiere decir que no es diferencial, tan sólo necesario. Si tienes una tienda online el poder aceptar pagos no es diferencial, es necesario. Incluso la plataforma de tu tienda tampoco es diferencial sino necesaria para poder vender. En cambio, el producto, la distribución y el marketing sí son factores diferenciales y únicos para el éxito de tu tienda.

Muchas veces este proceso se puede simplificar en una única pregunta: ¿Esto va a determinar el éxito de mi negocio? Por ejemplo: ¿Desarrollar una solución custom para el envío de mails frente a utilizar un servicio ya existente como SendGrid determinará el éxito de mi tienda online? Si la respuesta es "no" quizá estemos alineando mal los recursos y esfuerzos al core del negocio.

Algunas de las herramientas no-code que utilizamos

Casos que nos encontramos en Reboot

1. Landing de captación de leads

Un caso de proyecto habitual con el que trabajamos desde el Estudio es el de una startup o empresa que necesita una landing para anunciar su producto o servicio y poder captar leads de las personas interesadas.

En estos casos nuestras prioridades suelen ser:

  1. Diseño y narrativa
  2. Empoderar al equipo
  3. Rendimiento

Cada uno de estos objetivos determina qué tecnologías y herramientas utilizaremos para construir la landing.

  1. El objetivo aquí es claramente vender el producto o servicio, por lo que tenemos que ser capaces de crear una landing con un diseño y narrativa que diferencie, persuada, genere confianza e interés. Por lo tanto, necesitamos plena libertad para ejecutar nuestro diseño, huyendo de sistemas de plantillas o editores drag-and-drop de dudosa calidad.
  2. En segundo lugar necesitamos una solución que no limite sino empodere al equipo promotor del proyecto. El producto y discurso seguramente evolucionará a lo largo del tiempo y necesitamos otorgar la autonomía para poder plasmar esos cambios sin crear una dependencia en el estudio, agencia o equipo técnico. Esto puede verse como una mala decisión de negocio como estudio de producto, pero está completamente alineado con nuestros valores.
  3. Por último, necesitamos una landing que simplemente funcione bajo cualquier circunstancia, sin trasladar al equipo los problemas típicos de infraestructura, servidores, disponibilidad, entre otros.

Entonces...¿cuál sería nuestra propuesta para este caso?

  • Webflow sería nuestra solución de entrada para construir la landing. Ofrece absoluta libertad para la ejecución del diseño, permite realizar cambios de manera muy intuitiva gracias a su editor y abstrae al equipo de los problemas mencionados de rendimiento, hosting y disponibilidad. Como alternativa, en ocasiones también hemos recomendado desarrollar un frontend personalizado con Next.js e integrar un HeadlessCMS para la gestión de copy y contenido.
  • Typeform para la captación de leads cuando se quieren crear formularios complejos, personalizados y con una buena experiencia de usuario. También es posible utilizar la herramienta de formulario que integra el propio Webflow para estos casos.
Landing del estudio construida con Webflow y Typeform

2. Ecommerce

La tecnología para poner en marcha una tienda online hoy en día ya es un "commodity". No es ni siquiera necesario tener conocimientos técnicos para hacerlo, pese a que todavía muchos intenten seguir reinventando la rueda.

El reto del proyecto pasa por entender bien las particularidades del producto que se quiere vender y sobre esto ofrecer la mejor opción.

Shopify suele ser nuestra solución de ecommerce predilecta para la gran mayoría de los casos. Probada y contrastada por millones de marcas que cada día venden cientos de millones de dólares en la plataforma, con miles de integraciones disponibles a un solo click desde la store y, de nuevo, abstrayendo completamente la capa de hosting y rendimiento y dándonos una solución cloud que "simplemente funciona". En ocasiones también podemos explorar otras plataformas como BigCommerce.

Cuando el diseño, la personalización y la marca tiene un peso muy importante recomendamos crear un storefront. Un storefront es una web independiente que se integra con tu ecommerce para poder mostrar los productos de una forma diferencial y única. Para nosotros ofrece lo mejor de los dos mundos: la robustez y fiabilidad de una plataforma de ecommerce como Shopify con la libertad y flexibilidad par poder crear una experiencia web única.

No se trata de reinventar la rueda, la tecnología para crear y lanzar ecommerce está muy superada, por lo que nuestro trabajo debe ser entender el negocio y sus particularidades, y ofrecer la mejor solución para ello.

El problema, de nuevo, es que esto en muchas ocasiones juega en contra del negocio como estudio/agencia/proveedor de servicios. A veces reinventar la rueda es la única forma de justificar un presupuesto y número de horas exagerado. Desde luego, esta no es nuestra idea de Estudio y nunca lo será.

Ecommerce del Estudio construido con Snipcart y Prismic

3. Infraestructura sin DevOps

Por último, la infraestructura suele ser uno de los principales rompecabezas de cualquier proyecto. Garantizar que nuestro producto está disponible y accesible en cualquier momento para los usuarios es fundamental, pero no somos ningunos especialistas en Infraestructura / DevOps. ¿Cómo lo hacemos entonces?

En nuestro caso confiamos en PaaS (Platform as a Service) como pueden ser Heroku, Render o Vercel para el despliegue de todos los proyectos que llevamos a cabo en el Estudio. Estos son algunos de los motivos:

  1. Previsibilidad. Sabes cuánto vas a pagar a final de mes, algo fundamental para cualquier negocio.
  2. Escalabilidad. Si tu producto lo requiere, estas plataformas pueden escalar los recursos acorde a las necesidades que tenga en cada momento.
  3. Sencillez. Poder tener diferentes entornos de forma fácil, poder hacer despliegues rápidos con hacer un push al repositorio del proyecto sin necesidad de conectarnos a un FTP.
  4. Intuitivos. Es muy fácil entrar en el panel de cualquiera de estos servicios y entender el estado de tu producto: si está desplegado, realizar un rollback a una versión anterior si algo ha salido mal, etc.
  5. No son lock-in. Cuando tu producto madure y requiera de una infraestructura más compleja, puedes dejar de utilizar estos servicios y pasar a una solución propia en cualquier otro servicio.
Utilizamos Vercel y Render para desplegar nuestra propia web y Blog

Conclusiones

En definitiva, nos dedicamos a construir productos que se enmarcan en unas necesidades de tecnología, diseño y negocio concretas. No es posible crear buenos productos si no se tiene en cuenta nada de lo anterior. Se debe entender desde la honestidad para proponer la mejor solución para el reto del cliente, aunque a veces esto no sea la mejor decisión para tu tesorería.

El trabajo de producto no termina nunca, es un proceso constante de aprendizaje, iteración y experimentación. Las herramientas y tecnologías con las que se construyen el producto también pueden evolucionar. Deben evolucionar. Y nuestro proceso contempla ofrecer la mejor solución para cada etapa, evitando sobredimensionar prematuramente, pero estando preparados para escalar cuando sea necesario.